es fr fr

 

 

INSECTA

VIDEO ARTE POR ANTONIO DE SANTOS

 

play

EL CONJURO DE LA BESTIa IMAGINARIA
ACERCA DEL LIBRO DE POESÍA "LA BESTIA IMAGINARIA" DE Antonio de Santos POR RICARDO LOEBELL

Antonio de Santos tiene un ojo de poeta cinematográfico. Sabe revertir los procesos de la naturaleza, ya que el tiempo de la tragedia se retuerce en secuencias del propio montaje creativo. En su poesía consuena una estética de un tiempo esculpido en que los cuerpos y la naturaleza se descifran mutuamente. En ese ir y venir del sujeto que implora a un ser amado se funden tiempo y espacio íntimamente. El amor se describe en su poesía como una percepción un tanto otra. En el poema “No tenemos nada que decirnos mientras nos amamos”, la escritura se transforma en un inquietante registro que se abstiene a un juicio al describir los sucesos desde la mirada de un niño que narra de manera fidedigna cada momento sin sentir la necesidad de comprenderlo para entregar su testimonio.

Distinto a lo que sucede en el filme, el universo de la poesía abarca todo aquello que es registro de la filmación junto a lo que se margina de la pantalla. Si se piensa en Raúl Ruiz, sería todo aquello fuera del ecrán aún más significativo. Antonio deja que el sujeto poético cante la naturaleza ausente a través del cuerpo metafórico de un ser amado, por extrañar todo rededor que no percibimos cuando miramos por el lente o cuando amamos. Ahí toda presencia es mensajera de la ausencia; el ser camina junto a la sombra de su no-ser; el rostro en su carácter infinito –si se piensa en Lévinas- no se le presenta al sujeto como la vida vulnerable, frágil y efímera, sino que por contraste, es un memento mori que recuerda a la muerte. Aquí la escritura se embarga y se embaraza de su no-escritura. De la misma manera cada poema evoca el universo velado de su composición, que por no tener dimensiones definidas o finitas circula fuera del libro. Esto se evidencia en el poema “Tu rostro para mí es como la muerte”.

La empatía con la naturaleza sucede cuando el sujeto deja que la naturaleza habite en un lugar recóndito de su ser. Pues eso le permite expresar y clamar sentimientos y sensaciones que de ser metabolizados en su interior pasan a la conciencia en un lenguaje que enuncia esa comunión. Goethe en su conocido poema “La naturaleza”, adjudicado inicialmente a Christoph Tobler y escrito alrededor de 1782, adopta una voz de una naturaleza antropomorfa, una naturaleza sintiente, como puede imaginarse un individuo a su encuentro en la conciencia de su genesíaca separación. En esa naturaleza que lo ha instalado, que se lo llevará y que no aborrecerá su obra, confía el sujeto de Goethe, desarrollado en un discurso poético que propende a renacer.

Diferente es el proceso en la obra de Antonio de Santos, que comienza con el gris atardecer del primer poema “Tus vuelos nocturnos” para terminar con un cielo ensombrecido en el último, “Al final de la luz tenue”. La mística de la poesía coincide con definir la vida en un alto del flujo infinito y ahí todo lo que sucede, mueve y conmueve, parece no poder ir más allá de lo inconsolable, cuando ‘se vive sin vivir en sí, y tan alta vida se espera, que se muere cuando no se muere’, así se lee en los versos teresianos que fueron escritos en la frontera de la vida y la eternidad. Comprender que después de la muerte del sujeto todo sigue en su rumbo sempiterno, equivale a pensar que al término del poema, éste continuará escribiéndose solo.

La escritura amorosa en De Santos puede reconstituir la arena esparcida del reloj o buscar las marcas del metabolismo en el cuerpo que permiten medir el tiempo. Por algo todo está destinado a terminar en el comienzo. “La bestia imaginaria” está escrita en una estética ocre, de versos amarillos y dorados que constatan el flagrante transcurso de la humanidad formada por temerosos pasajeros solitarios en ciudades asfaltadas, desterradas de la tierra. Pareciera ser que siempre fue así, que “el final” habita en la médula de la conciencia de cada uno. Eso transforma al sujeto en una “bestia imaginaria” que permite vivir la ilusión de la vida como en un sueño inequívoco.

El ojo inquieto que desata esta poesía de Antonio de Santos permite establecer una relación con el último filme del húngaro Béla Tarr, El caballo de Turín (2011). A través del relato de la vida de un caballo de tracción, se narra de manera indirecta cómo la mezquindad y la astucia de los hombres han depredado el mundo con sus acciones y han envenenado la tierra. La nobleza y dignidad humanas parecieran haberse extinguido, su existencia carece de sentido en un mundo dominado por la ilimitada avidez. En esta historia se aprecia el lento deterioro de todo lo que los circunda, como una especie de rebelión de la naturaleza contra la distancia ética del hombre. Las termitas dejan de alimentarse de la madera, los elementos se disuelven del cuajo de la materia primordial, el pozo se seca, la brasa se consume. Como en un apocalipsis, todo se oscurece en una noche eterna como un sueño sin final… Aquí en el último poema el sujeto ‘al final de la luz tenue’ vuelve a su sueño, ‘el cielo ensombrece’ y todo vuelve a la calma; al parecer los cuerpos se entregan a un metabolismo superior. Por de pronto, en las tinieblas, hay tiempo para prestar oído a ese proceso de lenta y temporal disolución. (2015)

maquina

 

"UN ÍMPETU BÁRBARO"
Las Últimas Noticias, SANTIAGO DE CHILE, 14 Mayo 2010
SOBRE LA PRIMERA NOVELA DE Antonio de Santos POR Patricia Espinosa

 

"Narradores profesionales” es una expresión poco usable en el medio literario nacional; lo que hay son más bien aficionados, jugadores de rayuela corta que requieren de la literatura como un espacio en el cual armar comunidad, tomarse unos tragullos, pelar el ambiente y autodenominarse los papitos del flow, los que la llevan en el Patio Bellavista: ¿me cachái, man?.
Así cualquiera. Entonces por qué no incluir también la primera novela de Antonio de Santos, Cuando despierto con una puta coloco Brahms. Ese título, bastante ridículo en su afán de espantar, enmarca este relato bárbaro, poco pulcro e incluso torpe, que sin embargo es vívido, lleno de energía, de rabia, de impetuosidad. Exacto: impetuosidad. Una novela sin marketing, sin notas en Google, sin presentación en sociedad, distribuida por mano en algunas librerías.
De Santos construye esta novela a partir de lo que se suele denominar artista maldito, concepto en el que puede caber tanto un cuico como un rasca, con la condición de ser alternativo, muy alternativo. En este caso estamos en presencia de ambas opciones o dos caras de la misma moneda. En un primer momento, el protagonista vive solo, tiene un padre adinerado, estudia danza y es fanático del cine arte y la música docta. Además, una vez por semana lo visita una nana que lo atiende como rey. Como es de suponer, consume droga hasta el delirio y vive en una continua borrachera. Sus dichos son estereotipadamente incorrectos: las mujeres son todas maracas, desprecia a los homosexuales, a los negros y a todos los que se las dan de artistas. Durante gran parte del relato, increpa a los lectores y descalifica su propia escritura.
Sin embargo, este ocioso y diletante adinerado queda atrás y emerge una segunda voz, que puede ser el mismo protagonista anterior. Ahora vemos a un tipo encerrado en un psiquiátrico que sobrevive a duras penas en lo económico y que está envejecido, desgastado física y mentalmente. Su memoria le trae fragmentos que lo conectan con lo que ya hemos conocido del primer protagonista, como su afición por las gordas, el arte y los continuos dolores de cabeza. El fascismo de ambas voces, la del joven artista o el viejo del manicomio, tiene su origen en la enfermedad. Es lo patológico lo que deriva en un discurso misógino, homofóbico y racista.
Sin duda, Cuando despierto con una puta coloco Brahms tiene innumerables pifias redaccionales, pero las compensa con un alto grado de entusiasmo por el arte y su extrema autoconciencia sobre el trabajo literario. Muy pocos, por no decir ninguno, se atreverían a referirse a sus malhadadas escrituras como De Santos con seguridad plena se refiere a su texto: “esta mierda”, “esta basura”. No queda más que aplaudirlo por su exagerada honestidad.

 

 

 

"CUANDO DESPIERTO CON UNA PUTA COLOCO BRAHMS" (2009)LA PRIMERA NOVELA DE Antonio de Santos

 

 

COMPRAR EN AMAZON

 

 

 

COMPRAR / DE SANTOS / WORKS

shop

 

 

 

 

¿CUÁNDO FUE LA ÚLTIMA VEZ QUE UN AMIGO VIRTUAL TE ABRAZÓ?"Pasolini el gato y el viejo Ezra" (2019)comic por Antonio de Santos y Kobal

 

DISPONIBLE EN AMAZON

 

SOBRE "LA CONDENA" EL NUEVO LIBRO DE POESÍA DE ANTONIO DE SANTOS POR GLADYS GONZÁLEZ SOLIS

Una introspección hacia lo medular, la sangre, el abandono de los espacios y de la propia identidad en pos de sostener un personaje en búsqueda del arte por el arte, quizás el tratado personal más peligroso, pero fecundo que un escritor puede pactar consigo mismo, la valentía de enfrentar las carencias y miedos, de desplazarse por lado más incómodo, el patio trasero del lado salvaje, una mirada que revele en la fricción al sujeto que escribe, que se describe a sí mismo en su precariedad y luminosidad.

Los poemas menos sutiles, o más oscuros, de Antonio de Santos recuerdan a la experiencia vital del taller de Francis Bacon, un sin número de imágenes, elementos atávicos, colores que rememoran la estética del derrumbe, de la deconstrucción de sí mismo, elementos sutiles que van invadiendo el territorio de su escritura.

Es patente también la búsqueda de un otro amoroso, en un emplazamiento que recae en el desencanto y en la mirada de algo que no se encuentra, pero se busca con fervor, aparece la confesión del blindarse frente a la entrega por el ejercicio de perderse nuevamente en ella, por no encontrar redención.

Los poemas de Antonio reflejan la constante inquisición del autor con su trabajo, el frenesí de llegar más allá de las palabras valiéndose de la experiencia, como en un diario íntimo donde se despliega lo que quiere decirse y se cuela la esencia más primitiva, el estado de alerta, de búsqueda, de entrega, de encontrar la médula de la vida hasta exprimir el espíritu y quedarse en el silencio que nunca deja de gritar (2018)

CRÍTICA DEL LIBRO "PIEL INTERIOR" DE ANTONIO DE SANTOS
POR HERNÁN MIRANDA CASANOVA

 

Antonio de Santos es todo un personaje, un juvenil artista que desde los años noventa viene abordando con talento y pasión diversas expresiones artísticas, ya sea tanto el cine, como el teatro y la poesía, todo ello desde una clara actitud underground.

Así, la biografía de este poeta da cuenta de múltiples actividades: libros publicados artesanalmente, películas exhibidas por canales no habituales, performances que reúnen a un variado público, todo unificado por una crítica del medio artístico convencional y, en general, de los poderes establecidos.

Pero no se crea que las obras de Antonio de Santos constituyen una muestra panfletaria o de proclamas repetitivas. Su trayectoria personal nos habla de una vocación poderosa que le ha permitido sobrellevar la existencia puesta a prueba, como la trágica muerte de su padre o el abandono del hogar a temprana edad. Antonio tiene otra característica notable: la de proponerse vivir para y por el arte, teniendo como referencias a grandes poetas como Trakl, Novalis o Rimbaud.

Leemos:
Quiero desenterrar dolores del pasado/Alegrías que envejecieron al mismo tiempo/El dolor de un niño que crece entre escombros/El despertar de una puta sin amor/El cuerpo entrando en inspiración/Ver arrancar las ánimas de sus ánimas/Dejar de mamar de los pechos tibios/Para encender el fuego de mi amor.”

Lo anterior forma parte de la poesía amatoria de Antonio de Santos. Ese tono dramático recorre toda la obra y se constituye como una contraparte de otros sectores de la misma poesía, que muestran una cercanía con la obra de los poetas malditos, incluyendo el mundo fantasmagórico de Lovecraft.
 
Otro ángulo, con otros autores, que puede leerse esta poesía se refiere a las cercanías que podría establecerse con la obra poética de Humberto Díaz Casanueva y Rosamel del Valle. Del mismo modo, toda la poesía de Antonio de Santos sería un espacio propicio para los estudiosos de la poesía chilena de finales del siglo XX.

La obra está concluida. A los lectores corresponde la tarea de apropiarse de las imágenes de este libro y hacerlas suyas. (2015)

 

 

 

 

 

 

inner

 

 

GERANIOS CUBREN EL PRADO AZUL
POR ANTONIO DE SANTOS

 

Geranios cubren el prado azul
La niña atormentada corre la cuesta
Mientras los trigos se contonean
Tras sus fisuras
Tras sus escaramusas

Atrás vienen los cabellos rubios
Con su palidez esmeralda
Todos huyen del cuerpo mutilado

Geranios cubren el prado azul
El cielo gris anuncia la tormenta
Las brisas retraen los aromos
Las campanas anuncian la misa de las seis

Geranios cubren el prado azul
El otoño de las mandrágoras ahuyenta al peregrino
Nadie ocultará tu rostro
Nadie impedirá que hayas nacido
Aunque los secretos se guarden en tu pueblo
Aunque tus padres se arrepientan del placer

Geranios cubren el prado azul
Pero nadie cubrirá la seda de tu piel
Lo que dejan tus trozos de mujer
Lo que dejaste en mí.

 

DE "PIEL INTERIOR" (2015)

 

 

ONLINE WORKS

cc es fr

  • Team Member

    Szaman (2011) POR Antonio de Santos

    Una mujer viaja a través del desierto para escapar del miedo a la realidad.

    Team Member

    LA FÁBRICA (2016) POR Antonio de Santos

    El entorno de una fábrica nos muestra la cotidiana, simple y violenta frustración que el sistema produce en las relaciones humanas.

    Team Member

    CADALSO (2012) POR Antonio de Santos

    Cada individuo determina sus relaciones afectivas, sus temores y el tiempo se encarga de enfrentarlos a la soledad y la muerte.

  • Team Member

    RACHMANINOFF (2007) POR Antonio de Santos

    Film experimental sobre la vida del pianista ruso Sergei Rachmaninoff

    Team Member

    La Cicatriz (2017) por Antonio de Santos

    La Cicatriz es una ficción francesa filmada íntegramente a partir de fotografías fijas y cuenta una experiencia psicoanalítica en la que se produce una crisis entre el cuerpo y el alma. Esta película es un viaje interior, un escape y una búsqueda de la existencia a través del habla, la imagen y el sonido. Inspirada en el género cinematográfico llamado foto-roman. La Cicatriz es un homenaje de su autor al director francés Chris Marker.

    Team Member

    VIDÉONOIR (2020) POR Antonio de Santos

    En los 50's, una mujer sale de prisión e intenta recuperar su pasado.

EL CINE DE ANTONIO DE SANTOS POR Manuel peÑa muÑoz

"La Fábrica”, película que deja incógnitas para que el espectador responda. En ese sentido se relaciona con la poesía ya que tiene símbolos de pura sugerencia como las grullas y la manzana. El director centra su énfasis en los dos personajes femeninos, atormentados, perturbados y extraños, mientras que los masculinos quedan ausentes. El protagonista está demasiado sumido en su propio mundo y el operario mayor recuerda al coro griego porque va dando pistas de la tragedia para que el espectador complete e interprete. La estética me pareció entre el Kitsch y el Camp. Muchas escenas remiten a películas clásicas. El ambiente de la fábrica y el vestuario de los personajes femeninos me recuerdan “Bailando en la oscuridad” del grupo danés “Dogma” con Bjork. La escena de la ducha remite a “Psicosis”. La operaria que agrede a la protagonista me recuerda al personaje de Judith Anderson en “Rebeca”: misteriosa, desafiante, consigue la catarsis de la protagonista. El color cambiante de las grullas va acompañando la singular tragedia de personajes por lo que la película tiene conexiones con el teatro, la plástica, la música y la poesía. La letra de las canciones de Violeta Parra cantadas por el operario va guiando al espectador sin explicar. Me gustó mucho la inclusión de las canciones de Brenda Lee, mi cantante favorita de los años 60. La cámara es espía. Hace cómplice al espectador en el juego perverso de mirar sin ser visto. En suma, película Under para iniciados en la estética y ritmo del cine experimental. Se presta para la contemplación intelectual y el análisis interpretativo. Me dieron ganas de ver las otras películas del director Antonio de Santos, sin duda un referente en el Cine Chileno Experimental.

medea

 

MEDEA ELECTRÓNICA

NUEVO LIBRO RETRO FILOSÓFICO DE ANTONIO DE SANTOS

"No se puede nutrir el alma con sentimientos mundanos. La elevación convive con el conocimiento. La habitación de los corderos recargables está llena de semen futurista. Las máquinas ganan la revolución roja. Los flashes aclaman este miembro pequeño. Mi anorexia embellece mis huesos. La alfombra hacia el paraíso está hecha de animales despedazados de bronce. Los reptiles de mi alma se sientan a tomar el té hidropónico. Nada se construye en nuestro silencio. Hay más voces en nuestros gritos. Dejo de bailar y no estás. Fueron mil trescientas veintidós vueltas a la nostalgia del primer cuarto, donde todo era el armado de los cuerpos de neón."

De "Medea Electrónica" (2019)